Comparte tu microrrelato favorito

microrelatos

Muchos amigos y amigas del henares han querido dar a conocer de una forma diferente la importancia del río henares y de todos los valores asociados a él.

Aquí encontrarás todos los microrrelatos recibidos para el Concurso "Microrrelatos del Henares 2014"  

Queremos que tú también colabores difundiendo y compartiendo el que más te haya gustado.

 

Viajeras

   1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.06 (9 Votes)

microrelatos

¿Comenzamos? ¡Allá vamos! ¡Agárrate fuerte! La Ministra escarpada aceleró sus nados, dándoles un fuerte empujón hasta Sigüenza, donde pudieron empaparse de su arquitectura evocadora de tiempos remotos. Allí esquivaron la botella, ¡uf, casi! 

Continuaron bajando, entre brincos y cantos, hasta Jadraque, donde se permitieron un descanso castelar con un guiño, al de Vivar. A la tarde, ya en Guadalajara, más que mediado el camino, tranquilizaron sus pasos, en el cambio de dominio. 
¡Mira, allí, la Villa y Corte! ¡Sí, se ve nuestro final! ¡Ay! ¿Cuándo nos aprenderán a cuidar? 

Abrazaron a sus compañeras del norte, jarameñas todas ellas. Entre vapores se despidieron, hasta la nueva jornada. ¡Adiós, Gota, hasta mañana, siempre es un placer viajar!

Verónica López Rodríguez

 

Reflejo

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.45 (100 Votes)

microrelatos

Salta, suave se desliza y recorre sendas para formar esas siluetas tan suyas. Porque este río no obedece, es caprichoso. 

Al Jarama, al Tajo va a parar hasta alcanzar su destino azul, la inmensa monotonía. Porque eres del mar y sólo a él perteneces.

Silícea, calcárea y arcillosa su geología, las tres “Españas” las llaman. Clima templado, clima mediterráneo siente.

Lo han visto detenido en valles y bañar vegas, ha sido alfombra del Cid hacia su castillo. Yo lo he oído murmurar, silbar, lo he oído componer melodías y formar versos al rozar sus orillas, versos de Cervantes, Quevedo, Galdós, Ferlosio…

Cuidemos sus pasos, llevemos su recuerdo de siglos, su imagen romana, musulmana, su imagen cristiana. Porque su paisaje, su entorno, porque sus aguas son memoria, en ellas quedan reflejados el paso del tiempo, las leyendas, la historia de Guadalajara, Jadraque, Sigüenza… de la chula y siempre eterna Madrid.

 Elisabeth Lahoz Rodríguez

Sed de vida

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.62 (86 Votes)

microrelatos

Tan pronto te encuentro en vuelo, que serpenteando entre barreras infranqueables. Nadie te pone límite,y aunque lo intenten, será eso mismo. Cuidas con mimo lo que otros destruyen, llenas de vida un singular entorno que sin tu presencia olvidado quedaría. Pequeñas tallas de tu vida encontramos en los acantilados, recuerdos de un vida que para nuestra suerte como un libro abierto podemos leer y entender. Apenas reparamos en el remanso de paz que nos regalas, perdónanos porque no sabemos entenderte.
Algún día echaremos la mirada atrás y mirando hacia delante comprenderemos lo que significa sed de vida, eso que pides a gritos y nadie escucha.
Incolora, inodora e insípida.

Nuria Torralba López

Tiempos de reflexión

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.83 (27 Votes)

microrelatos

Recuerdos, ahora ya solo quedan recuerdos, grabaciones en las rocas de la diversidad que antes llenaba el cauce del río, por lo menos eso es lo que pensaba hasta hace poco, el día que decidí investigar por mi mismo lo que esas aguas cristalinas escondían. En un principio no esperaba encontrarme nada de interés, pero según iba buscando con más sorpresas tropezaba. Y es que aunque este río ya no tenga la diversidad que antes tenía a simple vista, no podemos olvidarnos de esos pequeños organismos que están ahí y no son fáciles de ver con los ojos. Últimamente hay muchas noticias que avisan de la recuperación de la biodiversidad, pero esta diversidad no puede ser solo recobrada por la inmersión de especies en el lecho fluvial, sino que debemos comprender que para que se recupere debemos darle al río y a sus habitantes lo que necesitan, un hábitat libre.

Teresa Martínez Cortés

 

Oasis natural

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.36 (42 Votes)

microrelatos

Es verdad, el dolor sigue, pero estarás conmigo en que la actitud cambia.
Al tomar el camino de la ribera del Henares, el universo es otro, cada pisada, cada metro, cada color, cada mirada, te conectan con la naturaleza. Todas las personas que te encuentras , andando, corriendo, pescando,en bici, te miran, te saludan, te sonríen.
Sentimos la unión entre nuestro yo interior y la naturaleza,
Bueno ya veo que vuelvo a perder la batalla, contra tu oasis natural.
La naturaleza, es como la vida, debemos disfrutarla si tenemos la fortuna de vivirla.

Julieta Esther Ruiz Maldonado

El ciclo incesante

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.51 (76 Votes)

microrelatos

Me rodea mundo etéreo, el tiempo parece no transcurrir. Siento descargas eléctricas, viento y una sensación de caída que me deja en un terreno agreste, marronáceo. Puedo ver extrañas figuras que parecen quejarse sujetándose así mismas bajo un manto verdoso. Emprendo una huida ladera abajo y veo como estas figuras cambian en formas, tamaños y colores, y sin previo aviso vuelvo a estar rodeada de hermanas. Juntas emprendemos un viaje que nos apremia entre piedras y carrizos. Pronto, se nos van uniendo más y más y ¡cada una tiene un sabor diferente! Dejamos un camino escarpado para discurrir en legiones por una planicie tranquila, rodeadas de amplias extensiones áureas y acompañadas de extraños seres que juguetean con nosotras, unos vuelan, otros nadan. Empezamos a ver eso que llaman ciudades. Nuestro carácter se ha agriado y hemos perdido color, cada vez más turbias descendemos hacia la prometida vastedad azul.

 Rodrigo Martínez Catalán

La vida en dos cauces

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.34 (38 Votes)

microrelatos

Sentada en la orilla, Pepa no perdía de vista el curso del agua. Todos los demás departían en el merendero mientras los niños correteaban sin miedo a caer al agua en uno de esos descuidos tan habituales en los días de fiesta. Pero Pepa seguía con sus ojos puestos en el Henares, río imponente a tramos e incluso violento en jornadas de lluvia.

Tan diferente a aquel que regaba las huertas de su pueblo. Cerca de 400 kilómetros y muchas horas de viaje separaban su ahora hogar del que vio nacer a la entonces Pepita, que años después se vería obligada a emprender una nueva vida en Alcalá. Un río apenas daba agua para alimentar a las bestias y para regar las huertas. El otro habría tenido de sobra para esos menesteres y más. Pero mientras su pueblo vivían alrededor de este recurso, Alcalá permanecía de espaldas a él

Diana Pizarro Pesado 

Nunca ha dejado de hablar español

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.21 (14 Votes)

microrelatos

¿Los habitantes de la rivera del Río Henares estaban alarmados, había desaparecido?.
¿Yo se la Verdad? La traductora del conferencista RIO HENARES en áfrica, explicaba a la migración de animales, como él era parte del milagro de La Gran Inundación del Delta de Okavango, dibujando con la luz de la luna las fotografías que dan cuenta de su historia de abuso? Ese año trajo los campos de heno sembrados en su cuenca, como se atrevieron a ensuciar su casa con residuos urbanos, su corazón enfermo, riveras agonizantes entre carreteras e industrias y finalmente como le quitaron la sonrisa de los niños, su alegría para remplazarlas por sucesión de poblaciones y polígonos. 


Fue el niño de Jacinta nacida en Alcalá de henares primera ciudad Universitaria planificada del mundo, declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO quien desvestido de sus amaneceres me entrego a las nubes en una jeringa para salvarlo. 

 Adriana Barón Gómez

Subridens

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 2.97 (17 Votes)

microrelatos

Repechó hasta la cima del cerro y tiró el morral al suelo. Un interminable valle verde le inundó la vista. A sus pies, la serpiente de plata de un río se retorcía brillante y rumorosa en mitad de un aire cristalino que le llenó el pecho. "¡Fluvio subridens!" gritó eufórico. "Non, fluvio faenarius", respondió a su espalda el centurión.

 

Pedro Pérez Hinojos

 

Indignados

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.81 (21 Votes)

microrelatos

Dirijo la vista hacia ambas riberas del Henares; nada parece haber cambiado en la galería vegetal que rodea el río: álamos, tamariscos, alisios y olmos siguen tan campantes, ni siquiera los sauces (tan propenso al llanto) parecen haberse percatado de la crisis. La verdadera procesión va por dentro del cauce; debajo de la superficie, la población de bogas, barbos, lochas y bermejuelas ha disminuido sensiblemente...

Mis mayores siempre han dicho: "No hay nada como una buena riada para mejorar las cosas". Pero son cada vez menos frecuentes por obra de esos puñeteros embalses que han construido en los afluentes del Henares: el Salado, el Cañamares, el Bornova sobre todo... 


Proclamo mi indignación a los cuatro vientos:
- ¡Cada día resulta más difícil ser un martín pescador en la Cuenca del Henares!
El búho real, el halcón peregrino y el martinete elevan sus respectivas quejas haciéndose eco de las mías.

 

Luis Antonio  Beauxis Consul

Rueda, Rueda

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.30 (23 Votes)

microrelatos

El canto se desprendió de la roca madre que venía rodando desde el río Jarama acompañado por una gran cantidad de sedimentos. En su viaje el canto se encuentra con carpas , insectos y algas. Viaja sin saber que en la otra margen del río hay otro canto casi igualito que él. Es su hermano. Ya en Alcalá de Henares este canto observa que ha perdido peso y está mucho más suave que antes. Teme ser capturado por esos seres con esas grandes cañas. Decide gritar para pedir ayuda, pero en este río todos llevan mucha prisa por llegar a San Fernando de Henares. Parece una autopista de agua. Su hermano se lo está pasando genial con los otros cantos y ya ha llegado a Guadalajara. A destiempo llegan a Sigüenza muy ligeros con la certeza de que su destino es rodar y rodar.

 María Tendero Gutiérrez

A caudales

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.09 (11 Votes)

microrelatos

Lo cierto es que conozco el RIO HENARES vagamente. Un día que pasé por la capital divisé ese bonito rio a lo lejos.
Estoy segura de que el proyecto que se vaya a cabo en relación a éste es impresionante.
Por eso considero a este y a todos los rios de ESPAÑA como grandes tesoros de nuestra naturaleza.
Y si además surgen a través de ellos grandes proyectos, pues me alegro sinceramente. Todo rio emana VIDA e influye en el bienestar del ciudadano de a pie.
Por ese simple motivo doy gracias a nuestra MADRE TIERRA por darnos estas bellezas únicas .
Y doy GRACIAS a todo el que se atreve a recobrar nuestras bellezas terrenales. Sobre todo nuestro espíritu conservador a favor de la VIDA.


GRACIAS POR SEGUIR ADELANTE CON VUESTRO PROYECTO.

Maribel Rumin 

Emanando Vida

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.57 (49 Votes)

microrelatos

Hace un tiempo, no tan lejano, una pequeña población disfrutaba felizmente de la belleza de un espacio natural, con su agua limpia y pura; se deleitaba con los barbos, las bogas, los porrones y las gallinetas; y del frescor que la sombra de los sauces, tarais y fresnos producían en verano. Pero pasaba el tiempo, y el asentamiento en el lugar aumento generación tras generación. Avaricia, ambición y desvalorización era lo que estas generaciones transmitían al lugar, estrangulando poco a poco este río, provocando la degradación de sus aguas, vegetación, vida acuática y de todo lo que habita alrededor. Pero aún hay esperanza en el ser humano y tiempo para recapacitar, para volver a recuperar la vida que emanaba nuestro río Henares, volver a disfrutar de esas tardes de paseo y pesca sin importar nada más. Con ilusión, fuerza y cooperación todo se puede lograr.

 Piedad Porras Chaves

A espaldas te vivimos

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.00 (10 Votes)

microrelatos

Y tu, vivo, activo y perenne continuas llamando con tu aldaba de agua a la puerta de los Complutenses, quieres ser ese paseo donde podamos ahogar nuestras tristezas, donde podamos vivir nuestros anhelos ciudadanos, quieres ser ese espacio de convivencia que tanto necesitamos las personas...insiste querido Henares, sigue con tu alegre caminar al paso por nuestras orillas, con la esperanza puesta en los muchos que ya te vemos, te reconocemos y te contemplamos, deseosos de que tu suerte cambie al pasar por Alcalá, y seas un espacio deseado por todos, como antaño, se deseaba refrescarse en tus limpias orillas, y ser fuente de riqueza y de placer para los sentidos.

 Manuel Patiño Esteban

Pensamientos

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.31 (13 Votes)

microrelatos

Estaba yo pensando a la rivera del Henares. Mis pensamientos cayeron al río. Atravesaron Sigüenza y se unieron a otros tantos pensamientos, breves y profundos, de paseos, canciones de tiempos más nobles, aromas de bolos con chorizo, tomillo y jara, recuerdos de veranos con lechos arrugados proseguidos de duros inviernos. Los pensamientos y recuerdos recorren su curso arrastrando poco a poco los pensamientos e historias de otros afluentes. Gastadas poblaciones rompen la soledad del viaje. Los pensamientos llegan a Guadalajara y se arraciman unos a otros, rodeados por grises y rápidas irreflexiones de afluentes normalizados. He perdido transparencia. No alcanzo a contemplar. El curso de los pensamientos es zarandeado, empujado, calentado. Un enloquecedor sumidero conduce a una depuradora, todas las sensaciones que transportaban las aguas, los pensamientos, acaban muriendo en un tratamiento secundario, amontonados, olvidados… salvo alguno que morirá en el césped de alguna hipoteca en Alcalá.

 César Duque 

El dios Henares

   1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.36 (14 Votes)

microrelatos

Aquella tarde, desde el mirador del río, lo vi llegar, desnudo a excepción del casco crestado que cubría su cabeza, portando una lanza y acompañado de una garza imperial.
—¡Usted es Ares —le dije lleno de asombro—, hijo de Hera!
—Efectivamente, soy Henares, defensor del monte Olimpo, salvador de causas perdidas, líder de los hombres justos…
—Perdone —lo interrumpí—, aunque el cerro del Viso no sea el Olimpo, no me negará que impresiona. En cuanto a las causas perdidas lideradas por hombres justos, ¿qué le parece echarnos una mano en el Proyecto de su río tocayo?
—¡Contad con mi brazo fuerte!
—¿Cómo sabremos que está con nosotros?
—¡Ganarás un premio literario! —exclamó mientras se elevaba hacia el cielo—. ¡Como hay Zeus! ¡Esa será mi señal!
Con la cabeza vuelta hacia el Viso y los brazos tendidos con abandono mascullé: «Eso sí que sería un milagro».

 José Manuel Gómez Vega

Volver

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.80 (25 Votes)

microrelatos

Había una vez hace muchísimo tiempo, una corriente cristalina que surcaba tierras de los más variados colores, gentes e idiomas. Sus aguas que bajaban entre tumultuosas y dulces, a veces rápidas, otras en lento pero inexorable fluir, eran motivo de celebraciones y vivas, orgullo de propios y asombro de ajenos. Loas no le han faltado en voces tan variadas como las de Ferlosio, Cervantes o Quevedo y sobre todo en las de los simples mortales que supieron disfrutar de sus calideces, meandros y frutos. Los abuelos en cuya memoria permanece el recuerdo no tan lejano de cuando corría translúcido y límpido suelen contar sus historias. Queriéndolo o no, despiertan entre sus oyentes el deseo de recuperar esa frescura y poder volver a tener un río Henares, cuna de cuentos y forjador de nuevas y ubérrimas esperanzas. Apoyo, aliento y mano de obra no le ha de faltar para ello.

Sandra Monteverde Ghuisolfi

Alborada en el valle del Henares

   1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.32 (14 Votes)

microrelatos

Ella ya no estaba al otro lado de la cama. 
La luz tibia de abril entraba tamizada a través de las cortinas, que oscilaban suavemente. El manso rumor del Henares, que lamía los viejos sillares de la casa, llegaba nítido a mis oídos. Las campanadas lejanas de alguna iglesia rompían el silencio con su cadencia tranquila pero obstinada. Respiré el aire fresco de la mañana, lleno de sol y de lluvia. Un aroma familiar, del pasado y del futuro, eterno. 

La echaba de menos pero, pese a todo, me sentía feliz. Comprendí que estaba enamorado... del valle.


Roberto Guillén Alonso

Todos queríamos ser él

  1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.71 (79 Votes)

microrelatos

Quien fuese el rio Henares, para recibir, desde la Sierra Ministra hasta el rio Jarama, el trato que este mágico lugar recibe. Mezclando una larga lista de voluntarios que ayudan a su conservación con la ayuda institucional que recibe, y añadiendo los trabajadores que se afanan en que su belleza permanezca inalterable, todos querríamos ser él. 
Quien fuese el rio Henares, para tener un valor económico y social incalculable. Mezclando el entorno lleno de biodiversidad con la riqueza biológica que posee, y añadiendo los espacios naturales y las especies que los habitan, todos querríamos ser él.
Quien fuese el rio Henares, para no tener miedo a la soledad. Mezclando las actividades que se realizan en los alrededores con las que se realizan dentro del agua, y añadiendo las excursiones que allí mismo realizan familias enteras, todos querríamos ser él.
Quien fuese el rio Henares. Todos querríamos ser él. 

 David Gallardo Salvador