henares

Información sobre la Cuenca del Henares

Parque regional en torno a los ejes de los cursos de los ríos Jarama y Manzanares

El Parque regional en torno a los ejes de los cursos bajos de los ríos Jarama y Manzanares, también llamado Parque regional del sureste en la Comunidad de Madrid se ubica en las afueras de la capital. Fue creado en 1994. El parque está dentro de los términos municipales de 16 municipios del sureste madrileño. Los que incluyen las mayores superficies son San Martín de la Vega, Rivas-Vaciamadrid, Ciempozuelos y Arganda. La superficie total del espacio es de 31.550 ha.

El parque está incluido dentro de la Zona de Especial Conservación (ZEC) Vegas, cuestas y páramos del sureste de Madrid y abarca además la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Cortados y cantiles de los ríos Jarama y Manzanares.

Parque regional en torno a los ejes de los cursos bajos de los ríos Jarama y Manzanares

 

El clima de la zona es de tipo templado mediterráneo con precipitaciones más abundantes durante el otoño que durante la primavera alcanzando los 450 mm anuales de promedio en la zona. Existe una fuerte diferencia de temperatura entre verano e invierno, lo que refleja el carácter continental de este clima mediterráneo.  

La confluencia del río Henares con el río Jarama se encuentra al norte del área objeto de protección. Asimismo, el río Manzanares desemboca en el río Jarama dentro del parque y el río Jarama desemboca a su vez en el río Tajuña al sur del espacio. Otros ríos discurren por el parque. Cabe destacar que las actividades mineras han creado varias lagunas. En efecto, cuando la extracción de áridos alcanza el nivel freático, el agua aparece a la superficie y eso genera una laguna. Este fenómeno es frecuente dado que las extracciones tienen frecuentemente lugar cerca de los ríos donde el nivel freático es poco profundo. Por esta razón, el parque incluye unas 400 hectáreas de lagunas y humedales en el valle del río Jarama en particular.

En las orillas de los ríos Jarama y Manzanares, se desarrolla un bosque de ribera. Se caracteriza por tener una vegetación que depende de las fluctuaciones del nivel freático y de la tolerancia de las especies a las crecidas. Así, esta vegetación se organiza en bandas paralelas al cauce. También hay plantas anfibias que crecen sumergidas en el río. La primera banda de arbustos a orilla del río se compone de sauces (Salix sp.) y de tarayales (Tamarix sp.). Luego, aparecen especies de árboles tal como los alisos (Alnus glutinosa) y los chopos (Populus nigra y Populus alba). Más alejados del cauce crecen los fresnos (Fraxinus angustifolia) y los olmos (Ulmus minor) en algunos sectores.

La zona se caracteriza por la presencia de cantiles que siguen el curso del río Jarama. Fueron formados por la erosión fluvial. Incluyen yesos que se depositaron durante la sedimentación de sales procedentes de las sierras adyacentes. Este fenómeno tuvo lugar durante la era terciaria cuando en la zona se encontraba una depresión endorreica (sin salida al mar). Luego, los ríos formaron el relieve actual erosionando estos depósitos. Es también posible encontrar materiales de naturaleza caliza y unos sílex en estas formaciones. Por lo tanto, la vegetación de los cantiles tiene un cierto interés. Para muchas especies, el yeso es causa de toxicidad del suelo. Entonces, las especies que crecen sobre los suelos yesíferos son generalmente escasas y esta zona es importante en término de biodiversidad. En los cantiles del parque se hallan formaciones de esparto (Stipa tenacissima), retamares o jabunal (matorral de Gypsophila struthium) entre otros. La presencia de manantiales permite el crecimiento en algunos parches de especies más hidrófilas.

 

 Ophrys sphegodes

Ophrys sphegodes. Orquídea de los cantiles yesíferos

 

La zona ha sido deforestada de manera importante. Los problemas de erosión del suelo consiguientes pusieron en evidencia la necesaria reforestación. Pero, ésta se realizó con el pino carrasco (Pinus halepensis) en la mayoría de los casos. En los pinares, el sotobosque es escaso y entonces, esta repoblación no permite el buen desarrollo de la biodiversidad local.

Al oeste y al sur del espacio, las zonas cultivadas forman un paisaje agrario de llanuras cerealistas. En esta zona, se observan varias especies de aves estépicas tal como la emblemática avutarda (Otis tarda).

Dado que el parque está incluido dentro de la ZEC Vegas, cuestas y páramos del sureste de Madrid, todos los hábitats de interés comunitario del parque regional son descritos en la ficha de descripción de la ZEC.

En el parque, cabe mencionar la presencia de varias especies de flora que figuran en el Catálogo regional de las especies amenazadas de la Comunidad de Madrid:

-          Glycyrrihza glabra

-          Nepeta beltranii

-          Quercus suber

-          Sambucus nigra

-          Securinega tinctoria

-          Thymus lacaitae

 

El parque alberga una gran diversidad de especies faunísticas dada la variedad de los hábitats que incluye. Los taxones de vertebrados más numerosos son las aves y por eso, el espacio fue también declarado ZEPA. Se encuentran tanto especies de aves rupícolas, como aves asociadas al medio acuático y aves migratorias. 45 especies de aves del parque figuran en el Anexo I de la Directiva Aves, entre ellas podemos mencionar el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), el sisón común (Tetrax tetrax), la avutarda común (Otis tarda), el cernícalo primilla (Falco naumanni), el búho real (Bubo bubo), el martín pescador (Alcedo atthis) y la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax).

Varias especies de mamíferos viven en el espacio. Las llanuras cerealistas son un hábitat propicio para el conejo (Oryctolagus cuniculus), la liebre (Lepus granatensis), el zorro (Vulpes vulpes) y la comidreja (Mustela nivalis). Cabe destacar la presencia de varias especies de murciélagos y de la nutria (Lutra lutra). Además, el jabalí (Sus scrofa) vive en la zona. Una especie exótica de mamíferos causa muchos problemas en el parque desde su introducción. Se trata del mapache (Procyon lotor), una mascota soltada por particulares en varias ocasiones. Este animal se reproduce muy rápidamente, es agresivo y ocupa el nicho ecológico de otras especies autóctonas poniendo en peligro su mantenimiento en la zona.

La fauna piscícola tiene un cierto interés dada la presencia de especies como la boga de río (Pseudochondrostoma polylepis), el barbo comizo (Luciobarbus comizo), la bermejuela (Achondrostoma arcasii), el calandino (Tropidophoxinellus alburnoides), la colmilleja (Cobitis taenia) y el barbo común ibérico (Luciobarbus bocagei). La introducción de especies exóticas de peces para la pesca deportiva como la percasol (Lepomis gibbosus), el lucio (Esox lucius), la carpa (Cyprinus carpio), el siluro (Silurus glanis) o el black-bass (Micropterus salmoides), está al origen de daños sobre las comunidades piscícolas autóctonas y los ecosistemas acuáticos en general.

Los anfibios y los reptiles cuentan en el área protegida con especies que figuran en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y Catálogo Español de Especies Amenazadas y en el Anexo II de la Directiva Hábitats: el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi), el galápago leproso (Mauremys leprosa) y el galápago europeo (Emys orbicularis).

Dos especies de invertebrados del Anexo II de la Directiva Hábitats se encuentran en el parque: el caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) y el capricornio (Cerambyx cerdo). Además, en la zona se hallan cuatro especies de invertebrados endémicos: Plagionotus marcorum (escarabajo endémico de cerros yesíferos asociado a la planta Lavatera triloba), Sciobia lusitánica (grillo endémico), Dociostanus crassicaulus (saltamontes endémico) y Jekelis castellanus (escarabajo).

El parque se ubica justo en la periferia del área metropolitana de Madrid. Por tanto, su creación tuvo como objetivo proteger esta zona de interés natural de la urbanización. Las actividades mineras, frecuentes en el valle del Jarama, son otra presión sobre esta zona. La cercanía con la capital hace que son muchos los visitantes en el parque. Pueden encontrar en el espacio varios senderos así como centros de información ambiental. 

 

 

Fuentes bibliográficas:

                El presente documento fue redactado gracia a la consultación de varios documentos cuyas referencias figuran a continuación.

Asociación ecologista del Jarama – El Soto, 2016. Parque regional del Sureste 

Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, 1992. Decreto 18/1992, de 26 de marzo por el que se aprueba el Catálogo Regional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres y se crea la categoría de árboles singulares 

Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, 1999. Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Regional en torno a los ejes de los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama

- Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, 2014. Decreto 104/2014 por el que se declara ZEC el LIC “Vegas, Cuestas y Páramos del Sureste de Madrid” y se aprueba su Plan de Gestión y el de las ZEPA para las aves “Carrizales y Sotos de Aranjuez” y “Cortados y Cantiles de los ríos Jarama y Manzanares”. Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid. 213: 336-487.

MAGRAMA, 2016. Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y Catálogo Español de Especies Amenazadas