Creación del Bosque Yves Rocher en la vega del río Henares

 YVES ROCHER

La marca Yves Rocher también se ha unido al proyecto Río Henares en el entorno de la cuenca del río a través de la reforestación por voluntariado medio-ambiental, de 2.800 árboles en un espacio de 3,8 hectáreas de la vega del río Henares. En la finca El Caserío del Henares del Parque Regional del Sureste situado en el municipio de San Fernando de Henares, y  propiedad de la Comunidad de Madrid, se realizaron  las plantaciones gracias a la colaboración de la organización Ardilla Connecting Live.

Esta entidad ya había organizado en 2010 con Yves Rocher la reforestación del Parque “Los Cerros” de Alcalá de Henares, participando en la creación de un bosque bautizado más tarde como el “Bosque de los Voluntarios” donde numerosas empresas y voluntarios han seguido plantando árboles. Ese día 800 pinos y encinas fueron plantados por los empleados de Yves Rocher acompañados por una madrina comprometida con el medio ambiente: Belén Rueda. 

Efectivamente, las acciones de reforestación por parte de los empleados y sus familiares de la firma Yves Rocher, se han realizado para la restauración de una zona degradada y la recuperación de la vegetación autóctona de la zona y de su biodiversidad. En ese entorno, son muchos los ecosistemas que se han ido perdiendo como consecuencia de la actividad humana y con esas acciones se pretende devolver al lugar un estado lo más natural posible. Actuando para la restauración ecológica del Bosque mixto Mediterráneo que frena los procesos erosivos, se favorece la conexión de espacios naturales y la migración de especies entre territorios.

Colaboración de dos jornadas de voluntariado

El Bosque Yves Rocher se inauguró en diciembre de 2013, en la primera jornada de reforestación con 220 voluntarios, trabajadores de Yves Rocher y sus familias. Disfrutaron de un gran día por el Planeta todos juntos que concluyó con una macro-paella al aire libre. Además, tuvieron el honor de estar acompañados por dos madrinas de  excepción, las actrices Aida Folch y Ana Fernández que pudieron cumplir un sueño… ¡ plantar un árbol!


La plantación se realizó mediante métodos manuales desde la apertura del hoyo hasta la colocación de un protector de malla de 60 cm de alto y 2 tutores para asegurar su sujeción, así como la creación de un alcorque para cada planta con el objetivo de asegurar la retención de lluvia.

El bosque fue completado por un equipo profesional y se consiguió reforestar una superficie total aproximada de 3,5 hectáreas con 2.300 plantas autóctonas entre el espantalobos, la encina, el majuelo, el enebro, la coscoja o el pino carrasco.

La segunda jornada tuvo lugar en Octubre de 2014, y se plantaron 500 árboles y arbustos en el Bosque Yves Rocher, por parte de los 70 voluntarios que acudieron de toda España: unas 30 responsables de la red de tiendas de la firma junto con los demás empleados de oficinas. El evento tuvo también un gran alcance mediático gracias a la docena de periodistas y blogueras que cubrieron el evento, destacando el amadrinamiento de las dos actrices comprometidas con el medio ambiente: María Castro y Aida Folch.

A día de hoy, el Bosque Yves Rocher suma unas 3,8 hectáreas con 2.800 plantas, pero se prevé para el año 2015 una gran inversión por parte de Yves Rocher con la plantación masiva de 5.000 árboles adicionales para contar con un terreno plantado de casi 8000 hectáreas y unas 7.800 plantas en total.

Plantar un árbol, un momento mágico. Plantar 50 millones de árboles, el desafío del Grupo Yves Rocher.

Estas acciones de la firma en España se enmarcan en el programa “Plantemos por el Planeta” de la Fondation Yves Rocher, que obra en defensa del Medio Ambiente desde el año 2007; ahí comenzó una gran aventura en Nairobi con el encuentro de Jacques Rocher, hijo del fundador Yves Rocher, con Wangari Maathai, la primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz, y madrina de la campaña « Plantemos por el Planeta» iniciada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Jacques Rocher lanza entonces una gran movilización a nivel mundial comprometiéndose a plantar 50 millones de árboles hasta finales de 1015.

A través de su compromiso, la Fondation Yves Rocher obra de forma contínua por la belleza del Planeta y está realizando acciones en más de 50 países a diario y con intención de seguir actuando cada vez más y mejor.